La Patada

18 12 2013

Intro: En nuestra vida necesitamos inspiración o un empujón para hacer o dejar de hacer algo; para mejorar o empeorar nuestra situación, todo depende del lado que lo queramos ver, pero siempre vamos a necesitar algún tipo de motivación.

La Patada

                Recuerdo que en muchas ocasiones en mi vida y seguro en la de los demás hemos tenido que ver en algo importante a nuestro alrededor, como por ejemplo, ser buenos en algún área: laboral, deporte, actividad, en nuestros estudios e incluso en la iglesia o también en los asuntos desordenados. Pero difícilmente nacimos siendo buenos en algo, sino más bien tuvimos un proceso corto, mediano o largo, para llegar hacer lo que hacemos o lo que dejamos de hacer.

 

No sé si les ha pasado lo mismo que a mí, pero hemos tenido que llegar a un punto donde necesitamos ayuda de alguien (no importa quién) en alguna área en la que estamos pasando o tratando de ser mejores y lejos de recibir la ayuda necesaria, recibimos todo lo contrario o en muchos casos nos mentalizamos una manera “ideal” de cómo poder recibir esa ayuda y cuando no recibimos lo que esperamos, nos duele tanto que sentimos que es una patada la que nos dan? Y lejos de ayudarnos nos desmotivan. Este es el peor de los casos, pero en el mejor de ellos suele pasar cuando estamos viviendo desordenadamente si recibimos una corrección sea simple o complicada; cada consejo o ayuda que nos dan nos parecen golpes certeros en donde más nos duele y en lugar de recibir palabras recibimos golpes. Y Creo que esta palabra nos puede ayudar mucho en este proceso:

Gálatas 6:1-2  Hermanos, si alguno es sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales,  restauradlo con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2  Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.

 

Me encanta cuando dice: “considerándote a ti mismo”, habla del ayudador y seguro con esta palabra me he puesto a pensar si nos hemos vuelto o muy santos o hemos dejado serlo o realmente nunca lo fuimos. Ya que por alguna extraña razón siempre tendemos a ser los que queremos ayudar, tendemos ser los que queremos restaurar a los demás cuando realmente lo que gritamos interiormente es que nos ayuden a nosotros. Pero nuestros gritos desesperados los apagamos por el deseo de satisfacer nuestra necesidad de ser atendidos; atendiendo a los demás. Y les dejo la inquietud de que lean Gálatas 6:3-5.

En nuestra travesía maratónica del diario vivir, estamos propensos a fallar y fallar y volver a fallar y seguir fallando; pero en nuestra mente nos hemos metido que solo saldremos de nuestros fallos, con ayuda; con lo cual estoy completamente de acuerdo. Pero puede que esa ayuda llegue o puede que no, por eso en este caso de situaciones hay que tomar muchas buenas decisiones.

 

Gálatas 6:10  Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y especialmente a los de la familia de la fe.

 

Lo siguiente se los cuento porque no sabía que tan bien me iba a resultar esto a mí y el bien que me sucedió; pero que definitivamente me marco permanentemente, yo (nan) participaba activamente en una actividad específica de mi iglesia que mi esposa y mis amigos saben que era mi motivación para seguir buscando a Dios con mas fuerzas, pero llego el momento donde “aparentemente” se tomo una decisión de que yo debía abandonar ese cargo (informalmente avisado) para lo cual accedí (jejeje no tenia opción en otras palabras) pensando que era temporal o parcial; pero resulto ser definitiva mi participación en ello y sin duda alguna esto me marco (porque nunca obtuve una explicación) y me dolió tanto que me enfade con migo mismo y con muchas personas más, con lo cual decayó mi búsqueda. Lastimosamente deje que eso me marcara pero seguro en el plan de Dios era momento de mi promoción a algo mejor, el problema es que yo no deje que eso pasara, me enfrasque tanto que no pude superar dicha situación hasta mucho tiempo después. Les comparto esto porque a todos nos ha pasado que cuando creemos que vamos avanzando prometedoramente en el camino de Dios y pensamos que vamos a plenitud en ello recibimos un golpe por atrás que no es más que algo que sucede para que entremos en razón. Anqué a veces unas personas exageran.

Esta es una palabra de exhortación simple, sencilla y practica sin tanto rodeo con una gran finalidad, primero motivarme a mí mismo para seguir adelante y segundo motivarte a ti para que puedas retomar lo que habías dejado atrás o habías hecho a un lado, y hoy vengo a decirte que si tenemos la capacidad, si tenemos aun los dones que Dios dispuso colocar en cada uno de nosotros, ¿Quiénes somos para no ponerlos por obra? ¿Quiénes somos para no activarlos? ¿Quiénes somos para no ayudar a los demás? Tal vez te estarás preguntando: ¿si el que necesita ayuda soy yo?, si así fuera el caso te doy la bienvenida al club de los incomprendidos, pero también te doy la bienvenida a ser un agente de cambio que saca fuerzas de flaqueza y decide cambiar el rumbo de su historia, la de su familia, la de sus amigos y de las personas que tenemos cerca. La decisión de ser mejor recae única y absolutamente en uno mismo; Dios pone su parte pero nosotros debemos de poner la nuestra, así que es momento de ACTUAR y ACTUAR pronto, antes de que sea demasiado tarde. Les dejo este ultimo pasaje que seguro nos ayudara y mucho.

 

Hebreos 10:23-24  Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. 24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras…

 

Me fascina escuchar, mantengámonos firmes o mantengamos firme la esperanza, porque hay alguien que SI ES FIEL en lo que prometió (Hebreos 10:19-22) y ese mismo que es Fiel en lo que prometió lo va a cumplir en tu vida, en la mía y en la de los demás… ¿Qué te ha prometido Dios? Te recuerdas que ha prometido el Señor en tu vida… será que lo cumplirá algún día? Será que Él es fiel para cumplirlo?, Yo si lo creo, pero depende de nosotros el ver cumplida esa promesa en nuestras vidas, Dios pone su parte pero nosotros también debemos de poner la nuestra. Y el versículo 24 me encanta y con esto termino porque sé que este es mi objetivo el día de hoy, el versículo dice: “considerémonos” otra versión dice “pongamos atención” o “evaluémonos o calculémonos ser diligentes” o “busquemos la manera de ayudarnos” AL AMOR y LAS BUENAS OBRAS. Todos necesitamos ayuda, absolutamente todos para bien o para mal; por eso bendigo a mi esposa (chatia) porque ella me motivo a escribir esto (aunque no sabía de que se trataba o que iba a escribir) sin saber que ella me estaba ayudando, me puso atención y me presiono (literalmente para hacerlo) y por eso te decía que dentro de los propósitos de Dios nadie se escapa, si tenemos el don echémoslo a andar. Me gusta lo que dice esta versión DDH:

 “Busquemos la manera de ayudarnos unos a otros a tener más amor y a hacer el bien.“

 Y no puedo titubear al escribirte esto: mi propósito el día de hoy es venir y darte una pequeña o gran patada (sin ser abusivo o no lo tomes abusivamente), depente del tamaño que la necesites, YO necesite una muy grande (bueno honestamente necesite muchas, para hacer esto) pero te digo que vengo a darte “la patada” para que la tomes de la mejor forma, NO COMO OFENSA sino como tu PROMOCION a seguir avanzando, para que tomes decisiones firmes en tu vida y si estas mal direccionado que alinees tu vida a lo que Dios quiere para ti. Y termino con esta reflexión:

Cuando tú recibes una patada tiene dos opciones:

(1)  Voltearte, regresarte y crear violencia, o bien:

(2)  Seguir avanzando y darte cuenta que ese golpe te sirvió para llegar más lejos de donde estabas (aunque sea trastaviando).

Por mi parte si necesito “la patada” para llegar cada vez más lejos, por cual te vas tú? Yo soy de los que cree que el mundo puede cambiar si cambiamos nosotros por eso te exhorto y te pido de todo corazón que si tu caso fue el anterior y te sentiste identificado con lo que Dios me permitió escribir hagamos juntos esta oración (en voz alta), porque yo también necesito hacerla y digamos juntos:

Señor Jesús, hoy estoy delante de ti y confieso que  perdí mis sueños, mis metas, mi vida normal;

perdone,  porque necesito de tus favores, de tu gracia y tu misericordia, reconozco que he estado muerto

reconozco que te he fallado, que no he querido saber nada de ti y te pido que hagas tu misericordia en mi vida

ayudame a seguir adelante, ayúdame a ser mejor cada día, renueva mi vida y hazme una criatura nueva

entra a mi vida y se tu mi guía, te amo y te pido que entres y tomes el centro de mi corazón,

reconozco que eres mi Señor y Salvador y que gracias a tu muerte yo tengo vida eterna y vida en abundancia.

Gracias Señor Jesús. AMEN!

CONCLUSIÓN: Si vamos bien o por un buen camino, esa patada lejos de desmotivarnos nos hará avanzar más allá de donde estábamos, pero todo esto radica en quien eres tú? (1) Ya sea que lo veas como ofensa o (2) que lo veas como tu promoción a seguir avanzando. Seamos agentes de cambio y mejoremos nuestra vida primeramente y luego “considerémonos y ayudemos a los demás” porque este mundo nos necesita como LUZ.

NOTA: Si tienes alguna duda o quisieras ayuda en oración no dudes en escribirme un correo (misionsiba@hotmail.com), se que Dios me dará la Oportunidad de poder Bendecir tu Vida!!!

.: Dios no puede cambiar tu Pasado (aunque tiene el Poder de hacerlo), pero si puede mejorar tu FUTURO:.

–En CRISTO Nueva Criatura- (2Corintios 5:17)

atte. nan_mr


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: